Enlace a la recursiva
Enlace al menu
Enlace al contenido

Laboral

¿Es posible trabajar a la vez por cuenta ajena y por cuenta propia?

No hay impedimento general que impida que una persona pueda trabajar a la vez por cuenta ajena con contrato laboral y por cuenta propia a través de su propia empresa, aunque puede existir algún impedimento legal en los casos previstos en el artículo 21 del Estatuto de los Trabajadores: situaciones de competencia desleal con nuestro empleador (si vamos a realizar tareas de la misma naturaleza o rama de producción sin su consentimiento y siempre que le cause un perjuicio real o potencial) o en el caso de que hayamos pactado plena dedicación o dedicación exclusiva, siempre que exista un pacto expreso en este sentido y una compensación económica. Al mismo tiempo, los Administradores de la SL tienen prohibido dedicarse por cuenta propia o ajena al mismo negocio de la SL salvo que tenga autorización expresa de la Junta General.

La realización de ambas actividad tendrá la consecuencia práctica de que estaremos cotizando a la Seguridad Social por dos vías: el Régimen General de la Seguridad Social y el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos para desarrollar una actividad por cuenta propia.

¿En qué régimen de la Seguridad Social tendré que darme de alta y cotizar para trabajar por cuenta propia?

El régimen de la Seguridad Social en el que debe cotizar la persona dada de alta como empresaria individual o quienes se hayan dado de alta en el régimen de autónomos que actúan en el mercado a través de sociedades civiles o comunidades de bienes, es siempre el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos.

En las sociedades mercantiles, sin embargo, el régimen en el que se encuadran los socios que van a trabajar para la empresa depende de varios factores (si el socio no trabaja para la sociedad no tiene que darse de alta en ningún régimen de la Seguridad Social, pero la función de administrador se considera como un trabajo):

  1. Sociedad Laboral:

    El socio trabajador deberá darse de alta en el régimen especial de trabajadores autónomos (RETA) si posee el 50 por ciento o más del capital social sumando sus participaciones y las del cónyuge o familiares hasta el 2º grado que convivan con él.

    El socio trabajador deberá darse de alta en el Régimen General con exclusión de las Prestaciones por Desempleo y el FOGASA (Fondo de Garantía Salarial) si es administrador de la Sociedad Laboral y además cobra por ello.

    El socio trabajador estará en el Régimen General sin exclusiones si no se encuentra en ninguno de los supuestos anteriores.

  2. Sociedad Cooperativa:

    Todas las personas socias han de ser necesariamente trabajadores y pueden elegir entre el RETA o el Régimen General, pero todos deberán optar por el mismo régimen.

  3. Sociedad Limitada o SL Nueva Empresa:


    El socio trabajador estará en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) si:

    1. Posee el 50 por ciento o más del capital social sumando sus participaciones y las del cónyuge o familiares hasta el 2º grado que convivan con él.
    2. Posee él solo 1/3 o más del capital.
    3. Posee él solo ¼ o más y además es administrador de la sociedad.

    El socio trabajador estará en el Régimen General con exclusión de las Prestaciones por Desempleo y el FOGASA (Fondo de Garantía Salarial) si es administrador de la sociedad sin llegar a poseer ¼ del capital.

    El socio trabajador estará en el Régimen General sin exclusiones de desempleo y FOGASA si no es administrador de la sociedad ni posee los porcentajes de capital anteriormente mencionados.

¿Qué es la figura del personal autónomo económicamente dependiente?

La figura del personal autónomo económicamente dependiente la introdujo la LEY 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del trabajo autónomo (BOE de 12 de julio de 2007 y que podéis descargar de la sección Documentación on-line del portal).

El personal autónomo económicamente dependientes es aquel que realiza una actividad económica o profesional a título lucrativo y de forma habitual, personal, directa y predominante para una persona física o jurídica, denominada cliente, del que depende económicamente por percibir de él, al menos, el 75 por ciento de sus ingresos por rendimientos de trabajo y de actividades económicas o profesionales. En los artículos 11 y siguientes de la Ley se expone el contenido de su régimen profesional.

¿Cuál es el coste mínimo de cotización al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de la Seguridad Social en la actualidad?

En el caso del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de la Seguridad Social, la cuota mensual a ingresar se calcula aplicando el tipo de cotización a la base de cotización, que es la elegida por el trabajador dentro de las bases mínima y máxima fijadas por el Gobierno para cada año. Antes del 1 de octubre de cada año el trabajador autónomo puede elegir/modificar su base de cotización para el año siguiente.

Desde el 1 de enero de 2010, las bases mínima y máxima son las siguientes:

  1. La base máxima de cotización será de 3.198 euros mensuales. La base mínima de cotización será de 841,80 euros mensuales.
  2. La base de cotización de los trabajadores autónomos que, a 1 de enero de 2010, tengan una edad inferior a 50 años, será la elegida por ellos dentro de las bases máxima y mínima fijadas en el apartado anterior.
  3. La base de cotización de los trabajadores autónomos que, a primero de enero de 2010, tuvieran 50 o más años cumplidos, estará comprendida entre las cuantías de 907,50 y 1.665,90 euros mensuales, salvo que se trate del cónyuge supérstite del titular del negocio que, como consecuencia del fallecimiento de éste, haya tenido que ponerse al frente del mismo y darse de alta en este Régimen Especial con 45 o más años de edad, en cuyo caso, la elección de bases estará comprendida entre las cuantías de 841,80 y 1.665,90 euros mensuales.

No obstante, los trabajadores autónomos que con anterioridad a los 50 años hubieran cotizado en cualquiera de los Regímenes del sistema de la Seguridad Social por espacio de cinco o más años, se regirán por las siguientes reglas:

  1. Si la última base de cotización acreditada hubiera sido igual o inferior a 1.649,40 euros mensuales, habrán de cotizar por una base comprendida entre 841,80 euros mensuales y 1.665,90 euros mensuales.
  2. Si la última base de cotización acreditada hubiera sido superior a 1.649,40 euros mensuales, habrán de cotizar por una base comprendida entre 841,80 euros mensuales y el importe de aquélla, incrementado en un porcentaje igual al del aumento que haya experimentado la base máxima de cotización a este Régimen.

El tipo de cotización en este Régimen Especial de la Seguridad Social será el 29,80 por ciento. Cuando el interesado no tenga cubierta la protección por incapacidad temporal, el tipo de cotización será el 26,50 por ciento.

En 2010, la cuota mínima de cotización en autónomos es de aproximadamente 223 euros mensuales o 250 euros al mes si se contrata la cobertura por Incapacidad Temporal.

A los trabajadores de 30 o menos años de edad y mujeres de 35 o menos años se les aplica en la cuota una reducción equivalente al 30 por ciento de la cuota que resulte de aplicar sobre la base mínima el tipo mínimo de cotización vigente. Esta reducción se aplicará durante los 15 meses siguientes a la fecha de alta. Una vez transcurridos se tiene derecho a una bonificación igual durante otros 15 meses.

¿Qué modalidades de contratos laborales existen?

A grandes rasgos, los contratos pueden ser temporales (de duración determinada) o indefinidos (sin fecha alguna de finalización) y, a su vez, pueden ser “a tiempo completo” o “a tiempo parcial”.

Entre los contratos temporales, hay que distinguir:

  • Por circunstancias de la producción (cuando las circunstancias del mercado, acumulación de tareas o exceso de pedidos lo requieran, aun tratándose de la actividad normal de la empresa).
  • Para la realización de una obra o servicio determinado (realización de obras o servicios determinados con autonomía y sustantividad propia dentro de la actividad empresa y cuya ejecución, aunque limitada en el tiempo, sea en principio de duración incierta).
  • Contrato de trabajo en prácticas, que podrá realizarse con quienes tengan título universitario o de formación profesional de grado medio o superior, dentro de los cuatro años siguientes a la finalización de los estudios.
  • Contrato para la formación, que tendrá por objeto la adquisición de la formación teórica y práctica necesaria para el desempeño adecuado de un oficio o de un puesto de trabajo que requiera un determinado nivel de cualificación. Se podrá celebrar con trabajadores mayores de dieciséis años y menores de veintiún años que carezcan de la titulación requerida para realizar un contrato en prácticas.

En la página del Servicio Público de Empleo Estatal se ofrece información sobre las características de cada una de las modalidades de contratación laboral, pudiendo descargarse además los modelos oficiales.

¿Qué trámites básicos hay que realizar para la contratación de personal?

  1. Seguridad Social:
    • Inscripción de la Empresa en la Tesorería Territorial de la Seguridad Social, a fin de obtener el código de cuenta de cotización principal. Este trámite sólo habrá de realizarse la primera vez que se contrate a un trabajador.
    • Alta del trabajador/a en la Seguridad Social, y si no hubiera trabajado anteriormente, solicitar su afiliación. Tanto este trámite como el anterior deben realizarse antes de que la persona comience la prestación de servicios.
  2. Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social:
    • Comunicación a la autoridad laboral de la apertura del centro de trabajo en el que se va a desarrollar la actividad. La comunicación se presentará dentro de los 30 días siguientes a la apertura del centro de trabajo o reanudación de la actividad.
  3. Servicio Regional de Empleo de la Comunidad Autónoma: comunicación del contrato de trabajo
    • La empresa está obligada a comunicar a la Oficina de Empleo, en un plazo máximo de 10 días siguientes a su concertación, el contenido del contrato y sus condiciones.

¿Qué costes aproximados supone para la empresa la contratación laboral?

Para hallar los costes laborales de la contratación de un trabajador se debe partir del salario base anual y mensual para cada categoría profesional consignado en el convenio colectivo aplicable, el número de pagas extras a que tiene derecho y, en su caso, los pluses aplicables (transporte, etc.). En el caso de una persona a media jornada, el salario previsto en el convenio para una jornada completa, se reducirá proporcionalmente.

Una vez conozcas la nómina bruta que vas a aplicar, tendrás que descontar de ésta los porcentajes correspondientes a la aportación del trabajador a la seguridad social y la retención a cuenta del IRPF.

En primer lugar, deberás calcular la base de cotización a la Seguridad Social, sobre la cual aplicarás los tipos de cotización establecidos anualmente y que te facilitamos más abajo. Te ponemos un ejemplo para que sepas cómo calcular la nómina y la base de cotización: imaginemos que el salario mensual previsto en una determinada categoría profesional es de 100 € a jornada completa y que el convenio prevé 4 pagas extras, con un plus de transporte de 10 € mensuales: la nómina de un mes ordinario (aquel en que no hay que pagar pagas extras), será de 110 €. Sobre esta cantidad tendrás que practicar la retención a cuenta del IRPF que corresponda al trabajador (la AEAT te informará).

Ahora bien, la base de cotización a la seguridad social de este trabajador (BC) se calculará añadiendo a su retribución mensual la prorrata de las pagas extraordinarias, de la siguiente manera:

100 € x 16 pagas /12 meses = 133,33 €.
BC = 133,33 €

Sobre esta base de cotización se aplicarán los siguientes tipos de cotización actualizados a 1 de enero de 2010):

Contingencias comunes 23,6 por ciento 4,7 por ciento 28,3 por ciento
Accidente de Trabajo y Enfermedad Profesional A cargo exclusivo de la empresa.    
Desempleo:FijosTemporales, T.CompletoTemporales, T. Parcial 5,50 por ciento6,7 por ciento7,7 por ciento 1,55 por ciento1,6 por ciento1,6 por ciento 7,05 por ciento8,3 por ciento9,3 por ciento
Fondo Garantía Salarial 0,2 por ciento   0,2 por ciento
Formación profesional 0,6por ciento 0,10 0,7por ciento
 

Los porcentajes correspondientes a la aportación del trabajador a la seguridad social se descontarán de su nómina. Las cuotas resultantes de aplicar los porcentajes que constituyen la cotización de la empresa a la seguridad social, serán un coste laboral añadido para la empresa.

Para calcular la cantidad que debes descontar de la nómina del trabajador en concepto del IRPF, te recomendamos ponerte en contacto con la Delegación de Hacienda que te corresponda o llamar al teléfono de información gratuito 901 33 55 33.

¿Cómo puedo localizar el convenio colectivo que me afecta?

Para localizar convenios colectivos por sector y zona geográfica se pueden utilizar buscadores de Internet especializados en convenios, como los siguientes:

http://explotacion.mtin.es/wregcon/

http://convenios.juridicas.com/convenios-sectores.php

Para una información específica se puede solicitar ayuda en alguna organización de empresarios de la ciudad o de la provincia, en los Sindicatos o en las Oficinas de Información Socio-Laboral del Ministerio de Trabajo.

¿Cual es el régimen que afecta a la contratación laboral de familiares del empresario?

Según la Ley General de la Seguridad Social, no tienen la condición de trabajadores por cuenta ajena, salvo prueba en contrario, el cónyuge, descendientes, ascendientes y demás parientes del empresario, por consanguinidad o afinidad hasta el segundo grado inclusive (lo que comprendería esposo/a padres/suegros, hijos/as, hermanos/as, abuelos/as y nietos/as). La posibilidad de presentar prueba en contrario que demuestre la existencia de una verdadera relación laboral de ajenidad operará solo en el caso de que los familiares no convivan.

No es de aplicación esta exclusión cuando el empleador sea un trabajador autónomo que contrate como trabajador por cuenta ajena a los hijos menores de treinta años, tanto si conviven o no con él, o cuando se trate de un trabajador autónomo sin asalariados, y contrate a un solo familiar menor de cuarenta y cinco años, que no conviva en su hogar ni esté a su cargo (con la exclusión del desempleo).

Esto supone que aunque pueden trabajar en la empresa en régimen de dependencia y amenidad, tendrán que darse de alta y cotizar en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de la Seguridad Social y regirse por las características propias de este régimen.

Envíanos tus consultas