Enlace a la recursiva
Enlace al menu
Enlace al contenido

Creación de empresas

Elementos básicos a tener en cuenta antes de crear una empresa.

Para desarrollar un proyecto empresarial de cualquier tipo o sector existe un camino que todo aquel que emprende una actividad sigue de manera intuitiva y que vamos a repasar por si te pudiera ayudar en la apertura de tu negocio:

  1. Evaluación del punto de partida personal.
    Debes considerar si este proyecto se adapta a tus habilidades y es compatible con tus gustos, aficiones y situación personal.
  2. La idea de negocio.
    Tienes que estudiar si la idea tiene capacidad de mercado, la duración de vida de tus productos, el potencial de crecimiento y el mejor ajuste a nuestra capacidad y situación personal.
  3. El mercado al que nos dirigimos.
    Tienes que estudiar quiénes son tus clientes y sus factores de compra; analizar a tu competencia, dónde están y lo que ofrecen; estudiar la situación del sector y buscar toda la información disponible.
  4. Nuestra oferta (productos/servicios).
    Tienes que definir muy bien tus productos y servicios que vamos a ofrecer, estudiar la marca y la patente en caso de que haya algún elemento novedoso y la responsabilidad en su caso.
  5. Creación y apertura del negocio.
    • Localización del negocio. Es muy importante conseguir la localización idónea y depende de cada tipo de negocio y de los hábitos de compra y de vida de los clientes.
    • Forma de acceso al negocio. Al negocio puedes acceder comprándolo entero, comprando una participación, a través de un traspaso, por medio de una franquicia o de forma independiente. Tienes que evaluar cual es la fórmula más conveniente para ti.
    • Forma jurídica de la empresa. La elección de la forma jurídica bajo la cual opere el negocio depende de factores muy diversos que el emprendedor debe analizar personalmente: número de socios, responsabilidad patrimonial que éstos quieran asumir respecto del riesgo empresarial, si los socios van a trabajar o no para la empresa, cuántos de ellos van a trabajar, tipo de negocio, previsión de ingresos y planificación fiscal en función de los ingresos, etc.
    • Contabilidad y administración. Tienes que estudiar los sistemas de cobros y pagos que vas a utilizar, la contabilidad, las obligaciones tributarias, las relaciones con los bancos, etc.
    • Elección de los socios. No es fácil iniciar un negocio solo, pero si se decide hacerlo con socios hay que buscar a los idóneos para el negocio. Hay que aclarar si todos van a ser socios trabajadores o meramente capitalistas.
    • Recursos necesarios. Fundamentalmente hay que valorar las instalaciones que necesitas, el equipo productivo y el equipo humano.
    • Presupuesto y búsqueda de financiación. Para analizar si el proyecto sería rentable hay que hacer números detallando todos los gastos necesarios para poner en marcha el negocio, así como los necesarios para el mantenimiento de la actividad. Después habrá que ver de qué recursos disponemos para hacer frente a esos gastos y realizar una previsión del flujo de ingresos y gastos de los primeros años, para ello deberás estimar el margen de venta y realizar una previsión de ventas. Las ayudas y subvenciones que esperamos obtener pueden incluirse en el plan de viabilidad, pero no hay que contar con esta cantidad hasta que tengamos la certeza de la concesión.
    • Plan de empresa. Tienes que resumir en un documento todo lo que has estado analizando, sólo tienes que ordenarlo, te servirá como guía para desarrollar tu empresa.
    • Trámites de puesta en marcha. Los trámites para crear una empresa varían dependiendo de la forma jurídica elegida, de la actividad concreta que se va a realizar y su regulación, del tipo de instalación que necesitemos, etc.

¿Qué información mínima debe contener un plan de empresa?

El plan de empresa es una herramienta imprescindible a la hora de afrontar al proyecto de crear una empresa, con independencia de la experiencia y conocimientos con los que parta el promotor y de las características y tamaño del proyecto que quiere desarrollar.

Un plan de empresa es un documento en el que se describe y analiza la idea de negocio y cómo se va a llevar a cabo en la práctica, además de estudiar la viabilidad técnica, económica y financiera de la misma con el objeto primero de ayudarnos a nosotros mismos a reflexionar sobre nuestra idea y proyecto, pero también con el de lograr el apoyo de un tercero (una entidad bancaria, un socio inversor, una administración pública que concede ayudas y subvenciones, etc.).

En él se incluyen los básicos del proyecto, quienes serán los promotores, se describen los productos o servicios a ofrecer, se analiza el mercado, el plan de marketing, los recursos humanos que serán necesarios, etc.

Para conocer los elementos básicos que deben incluirse en un plan de empresa os facilitamos un guión o modelo orientativo (PLAN DE EMPRESA) que podéis descargar en el apartado Documentación on-line de la página web o solicitar aquí.

¿Qué información mínima debe contener un plan de viabilidad?

El plan de viabilidad económico-financiera es un estudio detallado de la parte económica del proyecto, en el que se detallan el plan de inversiones, la financiación prevista para hacer frente a esas inversiones y a los pagos derivados del desarrollo de la actividad y se hace una previsión de cuenta de resultados de los primeros años (ingresos y gastos).

El plan de viabilidad puede incluirse como una parte del plan de empresa o presentarse por separado.

Para conocer los elementos básicos que deben incluirse en un plan de viabilidad os facilitamos un guión o modelo orientativo (PLAN DE VIABILIDAD) que podéis descargar en el apartado Documentación on-line de la página web o solicitar aquí.

¿Hay una cifra de capital mínimo necesario para crear una empresa?

No, no hay una cifra estándar de capital necesario. La inversión a realizar para el inicio de la actividad dependerá totalmente del caso concreto y estará en función de multitud de factores que habrá que ir concretando en el plan de viabilidad económica. Factores como el tipo de instalación que se necesite, si lo vamos a comprar o a alquilar, si será necesario realizar alguna reforma o no, los medios que necesitemos para desarrollar la actividad, los proveedores con los que se trabaje, la forma jurídica que vaya a tener la empresa, el capital social que se vaya a aportar en el caso de sociedades mercantiles, si se trata o no de una franquicia, si la normativa reguladora de la actividad exige algún requisito específico, etc.

La única forma de concretar la inversión necesaria para la puesta en marcha del negocio es ir detallando todo los factores anteriores para el caso concreto, solicitando presupuestos, pidiendo información de precios a proveedores, etc.

Como información orientativa, para garantizar la viabilidad económica de la actividad se recomienda que alrededor del 30 por ciento de la inversión la financie el promotor o promotores con fondos o aportaciones propias.

Envíanos tus consultas